Tus lentillas siempre limpias

 

Las lentillas reutilizables tienen que limpiarse y desinfectarse. Si se limpian y aclaran adecuadamente, se logra eliminar al menos un 90% de las bacterias, lo que demuestra lo importante que es una rutina de limpieza adecuada y regular para mantener los ojos en buena salud.

¿Cómo limpiar las lentillas?

1. El mejor momento para limpiar y desinfectar las lentes de contacto blandas reutilizables es inmediatamente después de quitártelas.
2.  Coloca la lentilla en la palma de la mano, que debe estar limpia y seca.
3.  Aplica unas gotas de solución de limpieza diaria y utiliza el dedo meñique para frotar suavemente la superficie de las lentillas por ambas caras.
4.  Aclara las lentillas concienzudamente con la solución y colócalas en el estuche para lentillas.
5.  Llena los dos compartimentos del estuche para lentillas con la solución, coloca las tapas y déjalas en remojo hasta el momento de cambiar la solución.

6. ¡No te olvides de limpiar el estuche para lentillas!.

7. Una vez te hayas puesto las lentillas, vacía todo el líquido del estuche.
8. Limpia regularmente el estuche con solución desinfectante nueva y deja que se seque al aire cada día (los microbios no se multiplican en ambientes secos).

9. Cambia tu estuche regularmente, lo ideal es hacerlo cada mes.