Tus gafas siempre nuevas



  • No utilices pañuelos de celulosa para limpiar tus gafas. Recomendamos el uso de gamuzas limpiadoras para el mantenimiento diario. 
  • Recuerda siempre humedecer los cristales antes de limpiarlos. Esto evitará que las partículas residuales de polvo puedan rallar el cristal.
  • No utilices detergentes caseros para limpiar tus gafas ya que pueden dañar la superficie del cristal. 
  • Al limpiar tus gafas, sujétalas por el aro del cristal que estás limpiando para evitar tensiones en la montura. 
  • Deja las gafas siempre boca arriba para evitar posibles rayadas en los cristales. 
  • Siempre que sea posible, guarda tus gafas en su funda. Las protegerás a la vez que evitas posibles roturas, rayadas o acumulación de polvo. 
  • Intenta sacar las gafas del estuche con las dos manos para evitar posibles desajustes.