Lentes diarias

Estas lentes de contacto, especialmente blandas, son de un sólo uso, ideales para tenerlas de reserva o usarlas durante poco tiempo, p.ej. durante la práctica deportiva. Su higiene es máxima y, además, evitan tener que realizar actividades algo engorrosas: no se limpian, desinfectan ni guardan.

 

¿Cómo colocar y retirar las lentillas?

Sigue estos pasos para colocarte las lentillas:

1. Lávate las manos con jabón utilizando preferentemente un dispensador de jabón líquido antibacteriano aclarándolas muy bien y secándolas con una toalla sin pelusas.

2. Aclara las lentillas con la solución para eliminar cualquier residuo.
3. Para no mezclar las lentillas, es mejor empezar siempre colocándote o quitándote la lentilla del ojo derecho.
4. Coloca la lentilla en la punta de tu dedo índice y asegúrate de que la lentilla está en la posición correcta comprobando el indicador de derecho y revés.
5. Con la otra mano levanta el párpado superior para evitar parpadear.
6. Baja el párpado inferior con los dedos que te quedan libres de la mano en la que llevas la lentilla.
7. Mira hacia arriba y coloca suavemente la lentilla en la parte inferior del ojo.
8. Suelta lentamente el párpado y cierra el ojo un instante.

 

Sigue estos pasos para retirar las lentillas:

1. Lávate las manos con jabón utilizando preferentemente un dispensador de jabón líquido antibacteriano aclarándolas muy bien y secándolas con una toalla sin pelusas.

2. Mira hacia arriba y baja el párpado inferior.
3. Para no mezclar las lentillas, es mejor empezar siempre colocándote o quitándote la lentilla del ojo derecho.
4. Acerca el dedo índice al ojo hasta que toques el borde inferior de la lentilla.
5. Desliza la lentilla hasta la parte blanca inferior del ojo.
6. Aprisiona suavemente la lentilla utilizando los dedos índice y pulgar, y retírala.

7. Retira la otra lentilla de la misma manera.